[Tue Apr 25 11:34:07 CDT 2017]

He de reconocer que algo que me molesta de los medios de comunicación de nuestros países es que, si uno presta atención y es capaz de conectar unas noticias con otras, se da cuenta inmediatamente de que algo falla en las historias que nos cuentan. O, para decirlo de otra forma, que están tan sometidos a los prejuicios y, quizás, las manipulaciones como los de otros países que habitualmente consideramos menos libres. Y, cuidado, porque con esto no quiero decir que la situación en los países occidentales no sea tal vez preferible, ni mucho menos. Pero tampoco es lo que nos pintan, me temo.

Este tipo de cosas puede observarse fácilmente en muchas de las noticias sobre países como China, Cuba, Venezuela o Corea del Norte. Todos ellos, por cierto, no me malinterpreten, difícilmente catalogables como democracias siquiera formales. Si acaso, Venezuela es la que más se acerca (por más que repitan los medios y los "líderes de opinión", no la considero aún una dictadura, aunque sí un régimen que ha ido tomando una clara deriva autoritaria en los últimos años y que, desde luego, ha ido recortando libertades progresivamente hasta convertir la democracia en un mero cascarón; no obstante, no creo razonable meter a Venezuela en el mismo cajón que China, Cuba ni, mucho menos aún, Corea del Norte). Así, nuestros medios no cesan de recordarnos la opresión diaria y el totalitarismo al estilo del Gran Hermano que se vive en estos países pero, después, cuando menos lo espera uno, se descuelgan con otras noticias sobre la vida cotidiana que no casa muy bien con todo ello. Así, por ejemplo, El País publicó recientemente una noticia sobre los "brotes de capitalismo en Corea del Norte" que dibuja una realidad a pie de calle bien distinta a lo que nos venden en otros momentos. Ahora resulta que no sólo su economía parece estar creciendo mucho más de lo que nos han dicho, sino que existen puestos callejeros, centros comerciales y se venden hasta pantallas de plasma y bolsos de diseño, por no hablar de parques acuáticos, zoológicos y hasta viajes de crucero. En fin, que nada de esto es comparable a la Core del Norte gris, sucia, hambrienta y deprimente que nos suelen dibujar. ¿En qué quedamos, pues? ¿Cuál es la Core del Norte auténtica? Pues, seguramente, como suele suceder en estos casos, ambas. Igual que sucedía con el franquismo. Igual que suele suceder con todas las dictaduras. {enlace a esta entrada}

[Thu Apr 13 16:08:05 CDT 2017]

Si hay algo que me ha venido llamando la atención en los últimos años es la progresiva y apabullante vacuidad que parece caracterizar incluso a los medios de comunicación que antaño considerábamos más serios y respetables. Echo un vistazo a la web de El País prácticamente a diario y, conforme ha ido transcurriendo el tiempo, he notado que, poco a poco, en lo que quizá sea un patético esfuerzo por ganarse las simpatías de la generación que ha venido a conocerse como la de los "millenials", cada vez publican más "noticias" sobre series de televisión y famosetes en su página principal. Así, no hace mucho comunicaban a los cuatro vientos que Paula Echevarría y David Bustamante (ni sé quiénes son, ni me importa lo más mínimo) habían anunciado su separación. De la misma forma, hace un par de días publicaban cómo podía haber terminado (pero no terminó) la serie Perdidos. Y así una y otra vez. Casi a diario. A estas alturas, hasta la página principal de la web de El País se ha convertido en una especie de combinación de ¡Hola! y Guía TV. Da vergüenza ajena observar que hayan caído tan bajo, todo ello en nombre de una supuesta adaptación a los "nuevos tiempos", claramente marcados por la estulticia de una sociedad dominada por la tontería, la inanidad, el famoseo, la pose, lo superficial y lo pasajero. Dudo mucho, la verdad, que los medios tradicionales lleguen muy lejos copiando la frivolidad de los "medios digitales". Peor aún, por el camino que vamos, todo parece indicar que en cuestión de unos cuantos años no existirán medios de comunicación medianamente serios, profundos y responsables. Supongo que, llegado el momento, me veré obligado a hacer algo parecido a lo que hice con respecto a la televisión hace ya muchos años. Dejé de verla para no seguir perdiendo el tiempo. Pues supongo que dentro de poco tendré que hacer lo mismo con los grandes diarios. En fin, es una auténtica pena.

CODA (Fri Apr 14 07:31:10 CDT 2017): Ahí va otra que acabo de ver en la portada de la web de El País hoy mismo: Alyson Eckmann, ganadora de Gran Hermano VIP 2017. {enlace a esta entrada}